avispa-asiatica-barbanza

Retirados más de 2000 nidos de avispa asiática en Barbanza en 2018

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Retirados más de 2000 nidos de avispa asiática en Barbanza en 2018
5 (100%) 3 votos

 

En el año 2014 a penas se había oído hablar de la avispa asiática. Cuatro años después, esta plaga exótica ha invadido los ayuntamientos de la comarca del Barbanza (A Coruña) y trae de cabeza a los servicios de emergencias, que han tenido que aunar esfuerzos y adquirir nuevo equipamiento para hacer frente a la plaga de Vespa Velutina.

Según los registros que maneja la Consellería de Medio Rural de la Xunta de Galicia, la presencia de la avispa asiática en esta comarca se multiplicado por 500. Ha pasado de apenas tener incidencia a superar los 2.000 nidos destruidos durante el 2018.

Preben 231183 - Atrayente avispas, 8 x 18 x 3.5 cm, color Rojo
Comercial Química Massó - Terraza y Jardín

El Grupo de Apoio e Emerxencias Municipal (GAEM) de Ribeira (A Coruña) eliminó durante el 2018 medio millar. Según declaraciones a La Voz de Galicia, tienen una media de tres llamadas a la semana para retirar nidos. Afirman también que se están aclimatando al frío del invierno. Desde esta agrupación ribeirense también apuntaron que “ahora los nidos que se ven por la comarca son secundarios, de un tamaño aproximado al de una pelota de baloncesto”

Sólo eliminando los nidos no se consigue frenar la plaga de avispa asiática

Asimismo, consideraron que hay que tomar otro tipo de medidas más efectivas para controlar esta invasión. Han comprobado que la avispa asiática no para de multiplicarse y no sirve con sólo eliminar los nidos. “Hace tres años apenas había tres cuatro nidos. Luego cerca de cien, y el año pasado superamos los quinientos”. Proponen intensificar las labores de trampeo a partir del mes de febrero que es cuando comienza la fase de reproducción de la avispa. “Si capturamos a la reina, ya no hay nido”. Retirando solamente los nidos no hacemos nada”, afirman.

El GES de Muros (A Coruña) batieron en 2018 el récord en la eliminación de nidos, cerca de 800, y todavía continúan con este trabajo. “El problema es que siguen activos. Los primeros años invernaban o morían, pero ahora sigue habiendo larvas”, declaran al periódico gallego.

Los miembros de Protección Civil de Porto do Son ya retiraron 11 en lo que llevamos de año. Si continúan a este mismo ritmo, superarían las cifras del año pasado, en el que destruyeron un total de 226, de los que 41 eran primarios y 187 secundarios.

Trampas caseras

Los próximos meses serán determinantes para intentar reducir la presencia de esta plaga asiática con la colocación de trampas para evitar que sigan multiplicándose. Muchas agrupaciones de Protección Civil de la comarca ya llevaron a cabo el año pasado varias campañas para instalar trampas caseras en distintos puntos de los municipios. En A Pobra (A Coruña) se llegaron a colocar más de un centenar repartidas por todo el ayuntamiento, y en solo 15 días del mes de abril ya se había eliminado casi 400 reinas.

El Ayuntamiento de Noia (A Coruña) repartió recientemente entre los vecinos unas doscientas trampas y más de seiscientos atrayentes para intentar reducir la presencia de estos insectos en la comarca.

KOBWA 231182 Trampa Avispas, Transparente, 17.5x15x17.5 cm
Comercial Química Massó - Herramientas y Mejora del hogar

La aparición de avispa asiática se demora

La tardanza en llegar el buen tiempo también provocó que la aparición de nidos de velutina se demorase más de la cuenta, y no fue hasta finales de julio y principios de agosto cuando los servicio de emergencia de la comarca se vieron desbordados por la cantidad de llamadas que recibían. Algunas semanas de este último mes se llegaron a destruir una media de 200 nidos en toda la comarca, una actividad que obligó a varios grupos a destinar a personal exclusivamente para este tarea.

Más recursos humanos y económicos para frenar la plaga de avispa asiática

Además de recursos humanos, esta proliferación de avispas asiáticas obligó a incrementar los presupuestos para luchar contra los insectos, suponiendo un desembolso para las arcas municipales de unos 20.000 euros semanales durante la época de mayor actividad. Solamente el veneno que se le inyecta cuesta unos 11 euros, a lo que hay que sumar la gasolina de ir dos veces al lugar -una para echarlo y al día siguiente para retirarlo-, además del coste de los equipos de protección, que tuvieron que incrementarse.

Fuente La Voz de Galicia


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Los comentarios están cerrados.